~Ignacio Ramírez, El Nigromante

Demostrar intento
¡Oh muchachas! que es
Juego de ajedrez
Siempre un casamiento.

Cuando uno se casa
Mueve muchas gentes;
Juegan los parientes
Cada uno en su casa.

La novia en el juego
Blanco se coloca;
Y el negro le toca
Al amante ciego.

Son, según las leyes
Del juego y la boda,
En partida toda
Los novios, los reyes.

Las reinas, las madres,
Por entrometidas;
Por perdonavidas,
Caballos, los padres.

Siempre hay dos terceros
De apariencia viles,
Que andan como alfiles
Torcidos senderos.

Hinchados y vanos
Desde sus rincones,
Te enrocan, bribones,
Al rey los hermanos.

Los demás trebejos,
Bajos, maliciosos,
Son primos, curiosos,
Ya niños, ya viejos.

Cita preparada
En que el sorprendido
Jura ser marido
Es una emboscada.

Si tercera innoble
Pide dos reales,
Te hunde dos puñales,
Te da un jaque doble.

Quien pagar te acuerde
Ante algún alcalde,
Lo que dio de balde,
Juega al gana pierde.

La que, interesada,
Rico te festeja
Y a otro pobre deja
Es pieza forzada.

Cuanto quieras, charla
Pero chanzas, pocas:
La pieza que tocas
Tendrás que jugarla.

Recibir, dar mate
Es de jugadores
Torpes en amores.
Triunfo es el empate.

Ay del amador
Que se casa pronto,
Pues le han dado al tonto
Jaque del pastor.

Ignacio Ramírez, El Nigromante (mexicano; 1818-1879). En: Tipos mexicanos. Presentación de Camilo Ayala Ochoa. UNAM, 2013.

 

« | »