~Anónimo

Después de que Anu había creado el cielo,
y de que el cielo había creado la tierra,
y de que la tierra había creado los ríos,
y de que los ríos habían creado los canales,
y de que los canales habían creado la ciénega,
y de que la ciénega había creado el gusano,
el gusano se presentó lloroso ante Shamash,
derramando lágrimas ante Ea:
“¿Qué vas a darme para que pueda comer?
¿Qué vas a darme para que pueda beber?”
“Voy a darte el higo seco
Y el durazno”.
“¿Y yo para qué quiero el higo seco
Y el durazno?
Súbeme de rango, y déjame que resida
entre los dientes y entre las encías”.
Por haber dicho esto, oh gusano
que Ea te castigue con el poder
de su mano.

Anónimo (asirio; año 1000 a. C.) El tratamiento que acompaña el conjuro: mezclar cerveza y aceite; recitar tres veces el conjuro sobre el remedio y aplicarlo luego sobre la muela. En: Carl Sagan, Cosmos. Planeta, 1982. Trad. Miquel Muntaner y Pascual y Ma. del Mar Moya Tasis. (Adaptada para este blog.)

 

« | »