~José Paulo Moreira da Fonseca

                                                     I
Latona Pazzi era la mujer intérprete de Monteverdi en toda la Península. Latona Pazzi se bañaba en el Arno mientras sus cuatro hermanas vigilaban las márgenes. Las hermanas serían las ayas y Latona la princesa. Un día surgió Anchise Gryphius (senior) y embriagó a las vigilantes. Pero, por el vuelo de las agachadizas, Latona percibió la celada, vistiendo luego su lechosa desnudez con el limo del río. Artemisa la socorrió y metamorfoseó a Anchise en sátiro, el cual ejercía el ministerio público en Pisa, el cual de entonces en adelante pasó a usar de todas las estratagemas para que no descubriesen su bestialidad.

                                                     II
Ermete Barberini naufragó a lo largo de Liorna y, no sabiendo nadar, se sumergió en las aguas. Como poseía un admirable poder de adaptación, concluido un día y horas ya se servía perfectamente del oxígeno marino. Pero la prueba fue excesiva, pues cuando las olas lo vomitaron en una playa desierta se vio incapaz de respirar. Incontinenti se zambulló de nuevo y tras magnos esfuerzos subió el Arno hasta la ciudad y allí, bajo el Ponte Vecchio, mandó llamar a sus cuñados que, comprendiendo lo delicado de la situación, contrataron enseguida con el ingeniero Grimaldi (Orso) la construcción de un acuario, donde Ermete vive y finaliza su monumental historia de los bancos florentinos.

 

José Paulo Moreira da Fonseca (brasileño; 1922-2004). En: Antología de la poesía brasileña. Edición de Ángel Crespo. Seix Barral, Barcelona, 1973.

 

« | »