~Bilhana

Aún hoy recuerdo a mi querida
durante la ejecución
del coito invertido.
El esfuerzo del vaivén
cubría su cara
con racimos de perlas,
gotas claras y gordas de sudor,
y el pendiente de oro
rozaba su mejilla.

 

Bilhana (nacido en Cachemira, posiblemente vivió en la segunda mitad del siglo XI). En: Los cincuenta poemas del amor furtivo. Traducidos del sánscrito, prologados y anotados por Óscar Pujol. Ediciones Hiperión, Madrid, 1995. [En una nota, añade el traductor: “Referente al coito invertido hay un epigrama (subhasita) citado muy a menudo que dice: ‘Cuando se acaba el tintineo de las ajorcas de los tobillos (nupura), se oye la cadencia del cinturón de plata (mekhala). Ciertamente, cuando el amante yace exhausto de placer, toma la amada el lugar del hombre’. El mekhala es un cinturón, generalmente de plata labrada, que aún hoy en día llevan muchas mujeres en la India”.

 

« | »