~W. D. Snodgrass

El hermano mayor de Dostoievski a veces lo hacía que se parara en un rincón, diciéndole: “¡Y ni se te ocurra pensar en un oso blanco!”

Tú eres el oso blanco en el que trato
         de no pensar, el archivo
sin título escondido en mi computadora:
         eres la pieza del rompecabezas
ya quemada, la rima a la que ninguna
         de mis líneas llega alguna vez.

Eres el borrador que deja
         su impronta, en blanco, sobre cada página
de mi pad, número de teléfono
         sin nombre, conexión que no puede encontrar
su voz, el libro de contabilidad nunca
         cancelado, irrestaurable.

Eres el dolor fantasma del amputado,
         la deuda redoblada pese al pago
total, la membrana disolvente
         cuyas inamistosas pelusitas
nublan mis lentes, el nuevo hijo y heredero
         del emperador, el perdido oso blanco.

 

W. D. Snodgrass (estadunidense; 1926-2009). En: Not for Specialists. BOA Editions, NY, 2006.

 

« | »