8 abril, 2014

Escena

        ~Heberto Padilla

¡No se pueden mezclar y las mezclamos.
Revolución y religión no riman!
Se desgarraba el pobre bajo los reflectores,
         contraído,
         agachado,
         esperando
                    el último bofetón.

Heberto Padilla (cubano; 1932-2000). En: Fuera del juego (1969; Editorial ECOMA, Lima, 1971.)

Leer completo

        ~José Manuel Marroquín

Ahora que los ladros perran,
ahora que los cantos gallan,
ahora que albando la toca
las altas suenas campanan;
y que los rebuznos burran
y que los gorjeos pájaran,
y que los silbos serenan
y que los gruños marranan,
y que la aurorada rosa
los extensos doros campa,
perlando líquidas viertas
cual yo lágrimo derramas
y friando de tirito
si bien el abrasa almada,
vengo a suspirar mis lanzos
ventano de tus debajas.

Tú en tanto duerma tranquiles
en tu camada regala,
ingratándote así burla
de las amas del que te ansia.
¡Oh, ventánate a tu asoma!
¡Oh, persiane un poco la abra!
Y suspire los recibos
que este pobre exhalo amanta.

Ven, endecha las escuchas
en que mi exhala se alma,
que un milicio de musicas
me flauta con su acompaña.
En tinieblo de las medias
de esta madruga oscurada
ven, y haz miradar tus brillas
a fin de angustiar mis calmas.

Esas tus arcas son cejos
con que flechando disparas.
Cupido peche mi hiero
y ante tus postras me planta.
Tus estrellos son dos ojas,
tus rosos son como labias,
tus perles son como dientas,
tu palme como una talla,
tu cisne como el de un cuello,
un garganto tu alabastra,
tus tornos hechos a brazo,
tu reinar como el de un anda.
Y por eso horo a estas vengas
a rejar junto a tus cantas
¡y a suspirar mis exhalos
ventano de tus debajas!
Ahora que los ladros perran,

José Manuel Marroquín (colombiano; 1827-1908). En: Gabriel García Márquez, Vivir para contarla. Diana, México, 2002. [García Márquez recuerda su época de muchacho alrededor de ese poema: “…Regresé al colegio, obnubilado por completo por un disparate genial del poeta bogotano José Manuel Marroquín, que enloquecía al auditorio desde la primera estrofa… No sólo introducía el desorden por donde pasaba recitando las ristras interminables del poema, sino que aprendí a hablar con la fluidez de un nativo de quién sabe dónde. Me sucedía con frecuencia: contestaba cualquier cosa, pero la respuesta era siempre tan extraña o divertida, que los maestros se escabulllían. Alguien debió inquietarse por mi salud mental, cuando le di en un examen una respuesta acertada, pero indescifrable al primer golpe. No recuerdo que hubiera algo de mala fe en esas bromas fáciles que a todos divertían”.]

Leer completo

4 abril, 2014

El piano

        ~Blanca Luz Pulido

Hay en la sala
un piano abandonado.

Nadie sabe los años transcurridos
desde que sus últimas notas
se escucharon.

En las mañanas se diría que el piano
resuena lentamente
con la sombra de los pájaros
llamándose de un árbol a otro
en la selva del jardín,
cercano y libre.

Llega la tarde puntual y caen las horas
sobre el piano que no es negro ni blanco
y no es piano ya sino otra vez un árbol
que de noche atraviesa el muro
y regresa junto a los almendros y los flamboyanes,
tendiendo ramas
que serán visitadas por los pájaros del sueño.

Ellos
cantarán las notas
que recuerda el piano,
viajero en la sala húmeda
de esta casa que es un barco
          navegando en la alta mar
                    de algún lugar
                              del trópico.

Blanca Luz Pulido (mexicana; 1956). En: La tentación del mar. La Cabra Ediciones/UAM. México, 2012.

Leer completo
Página 305 de 332« Primera...102030...303304305306307...310320330...Última »