29 septiembre, 2017

Despedida

       ~Coventry Patmore
       (Versión de Eliseo Diego)

No fue como tu grande y suave cortesía.
Tú, que estás libre de reproches,
¿nunca, mi amor, te arrepentiste
de cómo, aquel crepúsculo de julio,
te marchaste,
con repentina frase incomprensible
y el miedo entre los ojos,
en ese viaje de tan largos días,
sin un beso siquiera, o un adiós?
Bien supe yo que pronto partirías,
y así esperamos en la tarde leve,
tú susurrándome en tu voz tan frágil
arrasadoras alabanzas.
Pues bien, fue bueno
escucharte decir aquellas cosas,
y muy bien yo sabía
qué dio a tus ojos su amorosa sombra
como el viento del sur a un bosquecillo.
Y fue tu grande y suave cortesía
quien te hizo hablar de cosas cotidianas
alzando el luminoso, triste párpado,
para dejar lucir la risa
mientras yo me inclinaba
porque tu voz apenas ya se oía.
Pero dejarme así en terror de pronto,
por el asombro más que por la pérdida,
con frase vaga, incomprensible,
y el miedo entre los ojos,
para irte al viaje de todos tus días,
sin un beso siquiera, o un adiós,
vacía la mirada final en que te fuiste,
no fue según tu grande y suave cortesía.

 

Coventry Patmore (inglés; 1823-1896). En: Eliseo Diego, Conversación con los difuntos. Ediciones del Equilibrista, México, 1991. [En la nota de entrada, dice Eliseo Diego: “Los versos titulados ‘Departure’ (literalmente ‘La partida’, si bien en español me pareció mejor ‘La despedida’) están dedicados a la primera mujer (de Coventry Patmore), Emilia Augusta, muerta el 5 de julio de 1862. Pasaron varios días solos antes del final, ya que a los niños los habían enviado a casa de unos amigos. Ni siquiera la más discreta imaginación se atrevería a perturbar la intimidad de aquellas últimas horas en fuga. Cruzaremos en silencio junto a la gran casa en penumbra, corridas las cortinas, y al otro lado la trémula luz de gas agonizante. Donde pronto empezarán a aparecer las palabras terribles de la despedida, que ojalá sirvan de consuelo a quien reciba un golpe parecido”.]

Leer completo

28 septiembre, 2017

Entremés de los tamalitos

       ~Anónimo

              Personajes
       Monigote                       Isidro
       Viejo (licenciado)          Médico

Monigote:        ¡Tamales! ¡Y calientitos!
                          El vapor que exhalan es
                          aroma confortativo.
                          Yo me como uno, que a bien
                          no han de decir que yo he sido,
                          sino la gente de casa
                          le echarán la culpa a Isidro.
                          Yo como otro, que contados
                          no han de estar, ¡y son tan ricos!
                          ¿Si me verán? ¡Santo cielo!
                          ¡Ojalá no me hayan visto!
                          ¡Ay Jesús! Este es de dulce:
                          por aqueste soy perdido…
                          ¡Qué sabroso! Ya la miel
                          me chorrea por el hocico…
                                                      (Límpiase)
Viejo (a la puerta; aparte):
                          (¡Qué es lo que veo, Dios santo!
                          ¡Que haiga hombre tan atrevido
                          que sin recelo se esté
                          comiendo mis tamalitos!
                          ¡Por el siglo de mi madre,
                          me ha de pagar el delito!)
Monigote:         (¡Ay Jesús, que al Licenciado
                          llegar a la puerta he visto!
                          Tapo el plato como estaba
                          y refriégome el hocico.
                          ¿Si me vería, santo cielo?)
Viejo
(saliendo):         ¡Oh, señor don Jorge, amigo!
                          ¿Tanto bueno por acá?
Monigote:         Señor licenciado, al juicio
                          de su gran jurisprudencia
                          mi rustiquez ha venido
                          a consultar.
Viejo:                                      Bien está.
                          Aguárdeme usted, amigo.
                          ¡Isidro, Isidro!
Isidro:                                          ¡Señor!
Viejo:                ¿Ya ves esos tamalitos?
                          ¡Tíralos por la ventana!
Monigote:         ¿Por la ventana? ¡Dios mío!
                          ¿Pues qué tienen los tamales?
Viejo:                ¿Que qué tienen los tamales?
                          El veneno más activo,
                          que sólo con el olor…
Monigote:         Dígame usted, señor mío,
                          ¿Y si un hombre se comiera
                          uno de esos tamalitos?
Viejo:                No durara un cuarto de hora.
Monigote:         (Mas ¡qué escucho, Dios bendito!)
                          ¿Y si se comiera dos?
Viejo:                No pudiera quedar vivo.
Monigote:         ¿Y si se comiera tres?
Viejo:                Le dieran los parasismos.
Monigote:         ¿Y si se comiera cuatro?
Viejo:                ¡Reventara de improviso!
Monigote:         ¡Pues ya me llegó la hora!
                                                    (Cae de rodillas)
                          Señor mío Jesucristo,
                          Dios y hombre verdadero,
                          Criador y redentor mío…
Viejo:                ¿Qué es esto, amigo don Jorge?
                          ¿Ha perdido usted el juicio?
Monigote:         No, señor, sino que el Diablo
                          en este plato previno
                          esos tamales, y yo,
                          ignorante, inadvertido,
                          sin reflejar lo que hacía,
                          me he comido cuatro o cinco.
Viejo:                ¿Se los ha comido usted?
                          ¡Jesús, Jesús, qué mal hizo!
Monigote:         ¡Hice mal!
Viejo:                                            Y ahora el veneno
                          comenzará a hacer su oficio.
Monigote:         ¡No, señor mío! ¡Dé usted
                          paso a algún remedio!
Viejo:                                                                ¡Isidro,
                          Isidro!
Isidro:                                Señor, ¿qué mandas?
Viejo:                ¡Se muere este pobre amigo!
                          ¡Anda, llámate al doctor!
Monigote:         Y al confesor, amiguito:
                          porque ya siento que va
                          desplegándose el ombligo…
                          (Sale el Médico. Estará el Monigote envuelto
                           en una sábana y el orinal en las manos)
Médico:            ¡Tengan ustedes buen día!
                          ¿Qué es lo que ha acaecido?
Viejo:                Que el bachiller que usted ve
                          se ha comido cuatro o cinco
                          tamales de rejalgar.
                                                    (Hace secreto el oído al Médico)
Médico (aparte
al Viejo):
                          (Ya estoy de Isidro advertido
                          de la burla que han trazado,
                          y esforzarla solicito…)
Monigote:         ¡Miren ustedes qué alivio!
                          ¡Malditos sean los tamales
                          y la puerca que los hizo!
Médico:            Trae, Isidro, la bebida.
                                                    (Aparte, al Viejo)
                          (llena está de piloncillo)
                          Tome usted esta bebida.
Monigote:         ¡Jesús, que me ha consolado
                          el estómago lo frío!

(Dentro gritan: “Tamales de chile, de especie y de capulines…”)
Monigote:         ¡India de todos los diablos!
                          ¡Anda a pegar esos gritos
                          al infierno, y vende allí
                          esos tamales cochinos!
                          Y usted, señor doctor, tome,
                          que no menos me ha molido.
                                                    (Le da de puñadas)
Todos:               ¡Ah pícaro Monigote!
                          ¡Ah picarón atrevido!
                                                    (Danse de palos unos y otros,
                                                    y fin de la pieza.)

 

Anónimo (mexicano; 1818). Hallazgo y reconstrucción de Antonio Alatorre. Guía de forasteros. Estanquillo literario III. Instituto Nacional de Bellas Artes, México, 1985.

Leer completo

27 septiembre, 2017

Estrella, olvídame

       ~José Lezama Lima

28 de Mayo 1940 (medianoche). Doliéndome el corazón. Estrella, olvídame. Yo pienso en ti de cuando en cuando, con intervalos cada vez más pronunciados. De noche los ojos sobre las estrellas. Sueño en la noche que es de día y puedo tocar la carne de las estrellas. Medianoche. Frías, iguales cada una de las estrellas. Sueño. Cada una de las puntas de las estrellas van golpeando mi cabeza, son golpes leves, pero son suficientes para hacerla bajar y subir levemente. Miro una estrella, mi pensamiento se hace inconcluso. Las miro a todas, tengo los párpados suavemente entornados, logro concluir mi pensamiento. El viaje está preparado. Me aterroriza viajar, pero alguien me impulsa con golpes suaves.

       Cuando logro olvidarlas, sigo descifrando, aconsejándole, estrella, olvídame. Pero la mirada también necesita de ese no de miel. Nuestro lenguaje es mudo e insoportable. Pero no me decido a rendirme. Frente a su fría presencia, continuamos dirigiendo la mirada, con los ojos muy abiertos. Puede ser grandioso el espectáculo de nuestra mirada. El puerco que se hace estrella. La estrella que sirve para nutrirnos.

       No veo, no oigo. Apenas puedo tocar las estrellas; en una palabra, el sueño, que por primera vez no me asalta: Voy cayendo en él como quien salta un abismo con los oídos algodonados. Y al despertar, se encontrase en un mundo de algodón.

 

José Lezama Lima (cubano; 1910-1976). En:Diarios. 1939-49 / 1956-58. Compilación y notas de Ciro Bianchi Ross. Ediciones ERA, México, 1994.

Leer completo
Página 3 de 33212345...102030...Última »