~Bilhana

Aún hoy
ronda por mi mente
la noche aquella en la que estornudé
y la enojada princesa
se abstuvo de pronunciar
el “Jesús” propiciatorio.
Y recuerdo todavía cómo,
silenciosa,
se colocó en su oreja
el pendiente de oro.

 

Bilhana (nacido en Cachemira, posiblemente vivió en la segunda mitad del siglo XI). En: Los cincuenta poemas del amor furtivo. Traducidos del sánscrito, prologados y anotados por Óscar Pujol. Ediciones Hiperión, Madrid, 1995. El traductor explica: “jiva (vida, salud). El equivalente de nuestro ‘Jesús’; se dice para atenuar los malos efectos del estornudo”. Curiosamente, en México desde hace años se usa más el “salud” que el “Jesús”.